Mujer, lencería y su autoimagen

A diario conversamos con hombres y mujeres que piensan y sienten diferente; de esas conversaciones rescatamos conceptos valiosos que nos permiten crecer y aportar ideas, nuevas oportunidades para que más hombres y mujeres se permitan desaprender y redescubrirse como individuos. Precisamente uno de los temas frecuentes es a la hora de elegir lencería. A las mujeres nos encantan las prendas intimas, cada que vemos un nuevo bra con diseño bonito lo queremos tener en nuestro armario o una tanga sexy, nos parece hermosa y la tocamos, la miramos con detenimiento y acto seguido viene el “desinfle” Ah tan hermoso pero yo no me voy a ver linda como la modelo. Tengo los senos así, es que mi barriga no me gusta, es que mis nalgas no son de tal o cual forma… mejor dicho que pena!
Mujer pero claro que no eres como la modelo. Con el perdón de las chicas que se dedican a esta profesión, es sabido por todos, que pasan por un proceso de retoque que embellece aun mas el conjunto que se pretende vender;pero hoy no vamos a hablar de la publicidad y el consumismo, hoy queremos un tema mas profundo y cercano.
Los hombres, esos hombres que también con todas sus falencias y diferentes inseguridades a las de las mujeres se deleitan viéndonos usar ese trajecito que nos dio tanta lidia comprar, ese que vimos varias veces en la vitrina antes de tener la seguridad de sentir en nuestra piel. Chicas dicho por la mayoría de ellos! – esto no es inventado, ellos lo dicen:
-” Me encanta mi mujer cuando se pone unos cacheteritos como transparentes”

-“Me gusta que mi esposa en la casa me interrumpa la tv con un baby doll”

– “Mi novia casi no se pone un conjunto porque la tanga era muy chiquita, y eso a mi me excita mucho, pero ella decía que se le veía disque la celulitis y yo la veía muy buena”

Y no sigo porque no terminaría de escribir hoy. A lo que vamos chicas, es que dejemos esos complejos impuestos por los medios, lo importante es que ese hombre, compañero de vida, de cama, ya sea de años u ocasional realmente nos ve sensuales, atractivas; ellos de algún modo intentan hacérnoslo saber, pero nosotras estamos tan concentradas en nuestras inconformidades corporales que omitimos esas miradas calientes o esos piropos que algunos susurran cuando nos ven desfilar en interiores.

Es hora de abrir los ojos y mirarnos mas al espejo pero SIN fijarnos en eso desagradable que vemos a diario; cuando te mires al espejo recuerda que esos senos grandes o pequeños de pronto no tan firmes te dan mucho placer, que esas nalgas imperfectas vuelven loco a mas de uno cuando se menean, que esa barriga que no es plana tuvo uno o mas bebés, pero que aun si te besan ahí vas a sentir delicioso!

Hombres, no teman. Ustedes mismos pueden ayudar a esa hermosa mujer que tiene simplemente susto de no se aceptada. Ve tu y obsequiale una prenda elegida por ti mismo y dile: Eres hermosa y muero de ganas por ver como me provocas mas deseo desfilandome esta prenda. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s